Sobre el llamado "calentamiento global"

por Jorge Figueiredo

La campaña de desinformación sobre el llamado "calentamiento global" de origen humano (antropogénico) va viento en popa. Se pretende confundir a la gente borrando la distinción entre verdades y mentiras. Esta promoción del irracionalismo es una impostura y un pisoteo de la ciencia. Para mantener un mínimo de cordura, es necesario recapitular el asunto y establecer los hechos. Las siguientes preguntas y respuestas intentan hacer esto.

¿Es el ser humano responsable del clima en el planeta Tierra?

La respuesta es no. No podemos controlar el clima de nuestro planeta, que está determinado por factores totalmente fuera de nuestro alcance como la intensidad de la actividad solar, las nubes, el ángulo de rotación del planeta, los volcanes y muchos otros.

¿Es el clima lo mismo que el medio ambiente?

La respuesta es igualmente negativa. El medio ambiente se refiere a la delgada capa de aire en la que vivimos en la superficie de la tierra y el mar, mientras que el clima cubre todo el planeta hasta la estratosfera. La confusión entre medio ambiente y clima es muy común, especialmente entre periodistas y políticos ignorantes. Los seres humanos pueden (y deben) preservar el medio ambiente, pero no hay nada que puedan hacer con respecto al clima.

¿Es el dióxido de carbono (CO2) un gas contaminante?

Es absurdo decir que el CO2 es un contaminante porque es un gas que no sólo es inofensivo para la salud humana sino también indispensable para la vida en el planeta Tierra (esencial para la fotosíntesis). Sin embargo, el IPCC ha decidido erigir el CO2 como el gran villano universal responsable del calentamiento global – pero tal relación de causa y efecto ni siquiera ha sido demostrada. El CO2 no es el "botón de control" del clima. Además, es igualmente absurdo reducir una ciencia tan compleja como la climatología – en la que intervienen multitud de variables – a una sola variable, el CO2. Recordemos que la proporción total de CO2 en el aire que respiramos es sólo del 0,03% al 0,04% y que la parte del mismo de origen antropogénica es absolutamente irrisoria.

¿Son el calentamiento global y el cambio climático expresiones sinónimas?

La expresión ambigua de cambios climáticos es un retroceso de la expresión original del IPCC, de calentamiento global. La nueva redacción es meliflua porque siempre ha habido "cambios climáticos" desde que existe la Tierra.

¿Por qué la ONU creó el IPCC?

Todo indica que la ONU creó el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en un momento (1988) en que estaba relativamente debilitado y algo desmoralizado. Para recomponer su secretaría, busca una gran causa movilizadora y adopta la hipótesis del calentamiento global de origen antropogénico. Para ello se convocaron organizaciones como la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

¿Es cierto que el IPCC está formado por unos 3.000 científicos?

Esto es falso. El IPCC está compuesto principalmente por funcionarios nombrados por los gobiernos participantes, es decir, por burócratas. Su gestión es política y a las grandes conferencias organizadas por el IPCC (en Copenhague, Bali, París y este año en Nueva York) asisten principalmente políticos.

¿Los informes periódicos del IPCC merecen credibilidad?

Los extensos informes del IPCC (que pocas personas leen) suelen filtrarse en un lenguaje confuso y difícil de entender. La mayoría del público sólo lee la introducción de algunas páginas, el "Executive Sumary", que no siempre se corresponde con el contenido del informe.

¿Es correcta la teoría del clima en la que el IPCC basa sus declaraciones?

No, es anticuado. La teoría del "efecto invernadero" y la hipótesis del calentamiento global fueron elaboradas por Arrhenius a finales del siglo XIX, mucho antes de la existencia de los satélites meteorológicos. La moderna teoría climática de los anticiclones móviles polares fue desarrollada por el gran científico Marcel Leroux (1938-2008). Hay un resumen de su teoría en resistir.info/climatología/impostura.cientifica.html . Aquellos que quieran especializarse en climatología tendrán que estudiar su libro "Global Warming – Myth or Reality: The Erring Ways of Climatology" (Springer Verlag, 2010, 510 p.).

¿Es cierto que el 97% de los científicos apoyan la tesis del calentamiento global antropogénico?

En primer lugar, las cuestiones científicas no son decididas por mayorías o minorías; la ciencia no es democrática. Los contemporáneos de Galileo creían que la Tierra era el centro del universo, pero esto no prueba la veracidad de su creencia. El argumento de la "mayoría" es uno de los más débiles que puede existir para la demostración de una tesis.

¿Es la modelización por ordenador un método válido en el estudio de la climatología?

No. Para ser útiles, los modelos deben tener un número relativamente limitado de variables. Los problemas complejos que implican miles de variables, como el clima, no se prestan a la modelización matemática, por muy potentes que sean los ordenadores. El intento del IPCC de modelar el clima es en vano, y se presta a numerosos engaños porque hay una multitud de variables que tienen que ser estimadas de una manera más o menos arbitraria e incorporadas al modelo. Por lo tanto, los modelos del IPCC no sirven para el análisis predictivo. Son "cajas negras" en las que nadie sabe lo que hay dentro y cuyos resultados están sujetos a la voluntad de sus creadores, que manipulan a voluntad las variables que contiene. Sin embargo, la modelización es útil en meteorología y permite una capacidad de predicción del orden de un par de semanas (nunca décadas, como pretende el IPCC).

¿Es la lucha contra el calentamiento global/cambio climático una posición "de izquierda"?

Como en cualquier ciencia, no existe una climatología "de izquierda" o "de derecha". En cuanto a la creencia en el origen antropogénico del calentamiento global, hay gente tanto de derechas como de izquierdas que se embarcan en él. A nivel institucional, hay organizaciones de derecha (como la Unión Europea) que defienden esta creencia y hacen campaña contra las emisiones de CO2 y otras organizaciones de derecha (como el gobierno de Trump) que la impugnan. Simétricamente, hay personas a la derecha y a la izquierda que cuestionan la validez de las tesis propagadas por el IPCC. Esto no significa necesariamente que nieguen la posibilidad de calentamiento, un hecho que ya ha ocurrido en el pasado (la Edad Media europea, por ejemplo, experimentó un período más cálido que el actual). No tiene sentido politizar la ciencia en términos de izquierda o derecha.

¿Qué tan importante es esta discusión? ¿A quién le importa si el hombre es responsable del clima o no?

Importa mucho. En primer lugar porque desvía la atención de la humanidad de problemas realmente graves e importantes, como la amenaza de una guerra nuclear, la carrera armamentista, las cuestiones medioambientales (como la contaminación real de la tierra, el agua y el aire, la desertificación del Amazonas, etc.), la distribución de la riqueza, el empobrecimiento del Tercer Mundo, etc, etc, etc.

A nivel operativo , porque introduce una grave distorsión en las políticas energéticas, que son puestas a remolque de la nueva "religión" calentamientista. Esto significa un derroche brutal de recursos escasos. Así, la alabanza naif de las llamadas energías renovables significa que se están promoviendo las energías intermitentes y antieconómicas. Por ejemplo, una central eólica tiene sólo 25 años de vida útil, en comparación con una central hidroeléctrica con una vida útil de hasta 100 años. Por ello, será necesario invertir cuatro veces en una central eólica para obtener el mismo servicio que una central hidroeléctrica. Además, al ser intermitente, un parque eólico no evita la necesidad de invertir en generación convencional, lo que supone duplicar las inversiones, lo que supone una carga inútil para la sociedad. Y esto sin olvidar que estas energías alternativas se basan en soluciones técnicas que también contaminan los procesos de fabricación (ejemplo: elementos venenosos dentro de los paneles fotovoltaicos).

A nivel subjetivo , la ideología del calentamiento provoca sentimientos de culpa en la gente. Quieren que todos se sientan culpables de "contaminar" el medio ambiente con el "diabólico" CO2. En Portugal, se ha llegado al absurdo de considerar un verdadero crimen contra la economía nacional: el desguace de centrales termoeléctricas en buenas condiciones de funcionamiento (como las de Sines y Pego) debido a las desafortunadas emisiones de CO2.

A nivel medioambiental , la trampa calentamientista descuida las emisiones realmente contaminantes y nocivas para la salud, como el SO2 (dióxido de azufre), el NOx (óxidos de nitrógeno) y especialmente el NO2 (dióxido de nitrógeno), las partículas sólidas (particulate matter) emitidas, por ejemplo, por los motores del ciclo diesel, etc. Esto, a su vez, crea graves distorsiones en la política de transporte (y en la política fiscal que la precede) al descartar soluciones buenas, viables y económicas. El subsidio al vehículo eléctrico es un ejemplo de esta distorsión (consumo sin frenos de tierras raras para su construcción, disposición final de las baterías después de su vida útil, generación de electricidad para alimentarlas, etc.). La "descarbonización" de la sociedad proclamada por el gobierno de António Costa es un proyecto insensato, ruinoso e inviable.

A nivel financiero , la teoría errónea del calentamiento global proporciona un buen negocio para el capital financiero que inventó el negocio de vender derechos de emisión de CO2. Es algo así como las "indulgencias para pecar" vendidas por la Iglesia Católica, contra las cuales Lutero se rebeló. Este negocio dá buenas ganancias a los banqueros pero no beneficia a la humanidad. Ya existe una verdadera industria del calentamiento global.

Por qué tantos académicos defienden el origen humano del calentamiento global y el combate al CO2?

Es una teoría dominante (porque se ha impuesto a través de campañas) y que para la Unión Europea se ha convertido en un artículo de fe. Así, existen numerosas líneas de financiación de la UE y de los gobiernos europeos que aceptan servilmente sus imposiciones. Gran parte de la comunidad académica se adapta a esto para tener acceso a los fondos. Algunos, como los de la Universidad de East Anglia (Gran Bretaña), incluso falsificaron estadísticas para conseguir los resultados que querían presentar. El escándalo se conoció como Climategate (ver resistir.info/climatología/climategate_28nov09.html ). Además, muchos académicos son intimidados o discriminados en las revisiones por pares (peer reviews) cuando presentan opiniones diferentes desta doctrina dominante. Recientemente, la Universidad de Oporto acogió una seria conferencia científica sobre el cambio climático (ver www.portoconference2018.org ), que provocó una furia histérica entre los académicos calentamientistas.

¿Puede la humanidad prescindir de los combustibles fósiles?

La clasificación de "fósil" dada al petróleo y al gas natural (metano, o CH4) puede ser discutida. Muchos científicos, como Thomas Gold ( www.resistir.info/energia/gold_biosfera_cap5.html ) y la Escuela Ucraniana de Geología, defienden el origen abiótico del petróleo y del metano. Hay planetas con mares y océanos de metano. Pero, para responder directamente a la pregunta, es casi imposible que la energía consumida por la humanidad pueda ser 100% renovable. Esto no es preocupante porque incluso después del agotamiento de los recursos petroleros en el planeta habrá suficientes reservas de metano durante muchos siglos. Además, el metano puede ser producido por el hombre (biometano, que es una energía renovable). El odio de los calentamientistas hacia el metano retrasa el necesario e ineludible proceso de alejamiento del consumo de refinados de petróleo hacia el gas natural, un proceso que es deseable que sea gradual y armonioso.

¿Cuánto tiempo durará la locura del calentamientista?

No lo sabemos. Pero combatir el irracionalismo sigue siendo el deber de toda persona lúcida. Con la difusión de estos mitos climáticos parece que estamos entrando en una nueva era oscura, con teorías fantasiosas y con personas e instituciones interesadas en infundir miedo para vender las "soluciones" y cosechar los beneficios respectivos. El Sr. Al Gore dio el ejemplo y muchos otros lo siguieron.

La humanidad tiene derecho al desarrollo y se enfrenta a muchos problemas: científicos, técnicos, sociales y políticos. Pero la teoría del calentamiento global no conduce a su resolución. Por el contrario, amenaza con agravar todos los problemas y de forma inhumana.

06/octubre/2019

Ver también:
  • enlaces externos
  • pt.wikipedia.org/wiki/Milutin_Milankovitch

    Este texto se encontra en http://resistir.info/ .
  • 03/Dez/19